Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

jueves, 11 de agosto de 2011

Tomates verdes fritos, todo el sabor cajún de Nueva Orleans

¿ A quien no le ha venido a la memoria  la encantadora película de Jon Avnet.?
¡Pues la historía tiene tomate!
Empezaré por 1812, que gracias a la influencia francesa, el tomate ya era consumido en Nueva Orleáns, varios años antes que fueran aceptados en el resto del país.   
En Estados Unidos sólo los hortelanos se atrevían a plantar este fruto como planta ornamental por lo vistoso de sus frutos, siendo uno de los primeros en mencionarlo y cultivarlo el que fue presidente del país Thomas Jefferson en el año 1781. 
Existe una anécdota digna de contar por lo esperpéntica y extraña que se produjo el 26 de septiembre de 1830 en los pasillos del palacio de justicia de Salem, Massachussets (EE.UU.), y protagonizada por el coronel Robert Gibbon Jonhson el cual llevaba bajo su brazo una cesta llena de tomates; ante todos aquellos que querían oírlo gritaba que se los comería sin que le hicieran daño.
Ante tamaña osadía se congregaron varios cientos de personas en su derredor para ver que ocurría. Unos opinaban que la acidez de los tomates cambiaría su sangre y que terminaría con sufrimientos tremendos, echando espuma por la boca.
Hasta un médico gritó que tal cantidad de ácido oxálico le produciría una tremenda fiebre, que su piel se le pegaría al estómago y moriría de cáncer.
Pero, pese a todo, se los comió, sobreviviendo a tan terrible experiencia.
Sea cierta o no esta historia no deja de tener su gracia y refleja una  realidad sobre el concepto venenoso que tenía el tomate.

Se cuenta que por diversas causas, en Nueva Orleans los tomates no terminaban de madurar por lo que había que consumirlos verdes con toda la acidez que ello conllevaba así que la sabiduría popular decidió freirlos para poder así comerlos de una forma más amable al paladar.
Lo típico es acompañarlos de una salsa remoulde en su versión con gambas típicas de Louisiana.

http://es.wikipedia.org/wiki/Gastronom%C3%ADa_del_sur_de_Estados_Unidos

TOMATES VERDES FRITOS INGREDIENTES:
-4 tomates verdes medianos.
-12 langostinos crudos y pelados.
-harina y huevo para rebozar.
-Pimentón picante.
- sal.
- Pimienta negra..


PARA LA SALSA REMOULADE: 

-2 cucharadas de cafe  de mostaza a la Antigua.
-1 cucharada sopera de ketchup.
-1 taza de mayonesa.
- 1 Cebolleta,
- uno o dos tallos apio verde.
- 1 diente de ajo.
- Un buen puñado de perejil fresco.
-Zumo de medio limón.
-Unas gotas de salsa de Tabasco.


ELABORACIÓN DE LA SALSA REMOULADE:

-Echar en el recipiente de la batidora la mayonesa, la salsa ketchup, la mostaza, el ajo el apio la cebolleta y el perejil picados, unas gotas de Tabasco y el zumo de medio limón.

-Mezclar todo y batir con la batidora. A continuación lo calentamos en un cazo a fuego muy lento.

 



-Pelar los langostinos hasta la cola.
-saltear los langostinos en una sartén con una gota de aceite y espolvorear con sal.









Para los tomates:


-Poner parte de la harina en un plato y echar un punto de sal pimienta negra y pimentón picante.
-Batir los huevos y mezclar con un poco de agua.
-Cortar los tomates en rodajas de ½ cm, procurando sacar tres de cada tomate.
-Espolvorear cada rodaja con harina pasar por huevo y volver a pasar por harina.
-freír a continuación en abundante aceite bien caliente.
-Sacar y dejar escurrir en papel de cocina.




Una vez tenemos todo, sólo falta emplatar. Colocamos en un plato unas tre rodajas de tomates verdes fritos una o dos brochetas de langostinos y un cuenco con la salsa remoulade para que se acompañe este curioso y delicioso plato.
















El Restaurante Gumbo Ya-Ya nos ofrece en Madrid -en pleno barrio de Malasaña- una cocina norteamericana proveniente de Nueva Orleans en la que podemos degustar este plato.

No hay comentarios: